LIX

¿Sabes por qué estoy triste?

Por que esta falsa buena suerte

me ha escupido de vuelta al pasado,

¿y cómo gestionar el pato

si esta opción no es la B ni la C?

conformate con el plan Z.

Anuncios

LVIII

El mar se abrió en azul

y dejó paso a la brisa

que sondeó las olas alrededor

y meció el barco hasta los sueños.

LVII

Las olas revolcándote en las piedras,

un regusto salado en toda tu cara,

el ruido de las risas en la orilla,

aroma a chocolate en cada esquina.

LVI

La casa parece viva

no hay restos de la muerte,

quizá ahora vuelven

y desde la calle me silban.

LV

Lo más precioso de ayer

la Vila a la luz de la lluvia,

los relámpagos parpadean

para iluminar el mar,

por primera vez veo

el color de este lugar,

los ecos de la infancia siento

llenos de risas en una plaza,

llenos de brisa y sueños,

de escondites y de abuelos.

LIV

Hoy he vuelto a tener siete años,

he escuchado el eco de nuestras risas en los pasillos,

he gritado tu nombre con temor y ganas de encontrarte,

hemos tocado y olido cada delicia

para sentir juntas el paso de los años.

LII

Juntas unas cuantas palabras

disuelve la emoción,

rimas un par de consonantes

vuelves a ver tu habitación,

la pesadilla desaparece

le robo una noche a la medicación.

LI

Pasan los días y el vacío se hace inmenso,

y sólo quiero escuchar tu voz

para entender lo que pienso,

esas palabras que saben que decir, veloz

que dicen que todo está bien,

y que estaré aún mejor.

L

Aunque las nubes no te dejen ver los deseos,

aunque no diferencie el fondo de los brillos,

las estrellas siguen ahí, por encima de las nubes

atravesando el cielo, concediendo deseos.

XLIX

– ¿y ahora qué hacemos?- pregunto mirando el irremediable problema.

– Es evidente, tendrás que trepar.

Vuelvo a mirar.- Es evidente- pienso mientras encuentro la solución por la puerta de atrás.

XLVIII

¿Qué es el amor?

-El amor es que no saque tus tazas bonitas a los invitados descuidados”

XLVII

Me encanta esa sensación de atardecer,
cuando los pájaros cantan y el sol te abraza,
cuando te sueltas la coleta y el pelo roza tu espalda,
esa luz que acaba el día y te invita a volver a casa.

XLVI

Y lo mejor de lo humano,lo mejor de la música,lo peor y lo mejores ese silencio,silencio mágico que rellena los oídos,esa nota sorda que no existe,el eco de la memoria,el aura del mañana.

XLV

Como una cuerda resuena contra otra cuerda,

como una caja vibra llena de aire,

como unos ojos que se cierran,

y sólo sienten,

como la palabra “amar” significa música.

XLIV

Me gustan las calles que huelen a música,

notar el pulso de mi diafragma

que me palpita el alma,

el sol, como un brillo

se escurre entre mis tobillos.

La velocidad, la risa y la sorpresa,

se encuentran en el jazz,

y ni siquiera se besan.

XLIII

Parece un terreno de mares enjaulados,

parece un mundo subaéreo abandonado,

Perece, pero no veo, necesito mas aumento

XLI

Paz es cuando la mente se te llena de vacío,
es esa sensación que te inunda el pecho de oxígeno,
es cuando surgen los pasos y la música se te escurre del bolsillo,
la paz es emoción , te llena el alma, te invita a descansar pleno.

XL

Placer es, atarse el pelo alto

de todas las preocupaciones del día,

y comer chocolate, por supuesto,

oscuro, blanco, caliente o en forma fría.

XXXIX

A veces la piel parece infinita,

como el desierto,

eterna extensión de arena y poros,

vacía de todo, rellena de nada,

viva y muerta al mismo tiempo,

pero RESPIRA

XXXVIII

Cuando ella baila,
a mí, se me apaga el mundo.
Las sombras se vuelven bultos
los objetos, un absurdo,
solo brilla su presencia
te inunda de inocencia.
Y con cada movimiento
te enseña lo que piensa,
vives su pensamiento
para entender en un momento
que la emoción es viento:
sopla, te roza y lo sientes
lo atrapas, lo vives, se escapa.
Y con solo alzar las manos
la emoción te traslada,
cuando ella baila, se apaga el mundo,
cuando ella baila, te llena el alma.

XXXVII

La clave es el modo en el que lo vives,
cuando alguien tira un chicle al suelo
y lo piso,
lo vivo de mala ostia.

XXXVI

Me esfuerzo en moldear la bola de tierra,

la redondeo con mis manos y paciencia,

la compacto con agua y arena.

A veces me parece casi perfecta,

la admiro durante unos segundos

sin querer se me rompe sin fuerza,

se desmenuza y escurre toda la arena.

Hago bolas de vida, bolas de arena.

XXXV

Sonarte los mocos con tu poesía…

¿es tocar fondo?

Sonarte los mocos con tus palabras…

¿es tirar tu trabajo?

Sonarte los mocos con tus rimas…

Es sólo que te has equivocado.

XXXIV

No sé si lo has vivido,

o lo has sentido en nuestros ojos,

no sé qué opción es mejor,

pero cuando pasa el tiempo

todas las tareas y cambios sentidos

no parecen hacer efecto.

Luchar contra ti es cansado,

estoy perdida entre caminos

-¿Qué personalidad es la guía?

no puedes decidir, no puedes encontrarlo,

– ¡Lucha contra ti, evita la inercia!

– ¿Hasta dónde?¿Hasta cuándo?

XXXIII

Querido amigo,

lo he estado pensando

y quiero darte un consejo,

sientes que no es suficiente,

que no te rellena el tiempo,

¿Existe algo más evidente

y te bloquea el miedo?

Salta al vacío,

atrévete, te lo prometo

merecerá la pena

por como te roza el viento.

XXXII

Esta tarde aún queda luz,

me conecta directamente

nubes blancas en el cielo azul,

desayunos inquietos de ovejas,

con rozaduras de botas,

los bolsillos del peto llenos de piedras,

manos de cortar juncos y flores,

que me recuerdan tu sonrisa,

saboreo tus miradas.

¡Qué inesperada la tarde!

¿Qué traerá la mañana?

Esta luz que se acaba

me trae esas viejas ganas,

de recoger las lavandas,

de sentirte en nuestra casa.

Ya se acaba la tarde,

el aire huele a tomillo.

XXXI

Esta noche quiero ir a tumbarme a la arena del desierto,
esta noche quiero sentir abrazándome la arena templada,
quiero quedarme dormida mecida en el viento,
sólo quiero que la paz se me llene de alma.

XXX

Bendito olor a lluvia

que te devuelve a la vida.

Bendita sinapsis neuronal

que te recuerda respirar

cuando no te queda más.

Benditos detalles olvidados,

te escupen la realidad

a la cara, y

te mantienen en ella

mientras te retiras sus babas.

XXVII

Las gotas vaporizadas resbalan hacia tu espalda,

es el agua caliente que conecta cuerpo y alma,

empañan mi pelo, el humo te atrapa

para en unos minutos mojar la almohada.

XXVI

A veces la poesía se entremezcla con la utopía,

a veces es disonante la música de la vida,

los logros son los sueños de pasados días.

XXV

Qué sensación más divina,
qué sensación más humana,
cuando el metro te regala
música para el alma.

XXIV

Y después de tanto tiempo suenan las campanas,
unas campanas infinitas que no sonarán mañana.

¿Es que percibes nuevos sonidos o es que imaginas nuevos fantasmas?
Es el futuro llegando o el pasado que se escapa, no te sé decir

XXIII

A veces le veo,
sube al autobús cuando vuelvo tarde a casa,
lee el periódico frente a mi
me muevo intentando captar su atención en mi asiento.
Luego recuerdo que está muerto.
A veces le echo de menos.

XXII

En esta noche de luces, en esta luna con sangre

escribo mi esquela de vida, escribo mi vida imaginada:

A “mi”, ser humano y sobretodo persona,

a “mi” conocida de muchos, amiga de pocos,

te recordaremos en cada detalle impreciso, en cada baile desacompasado,

en las porciones de tarta, en la sonrisa del brillo de las pestañas.

Roguemos por el placer del tiempo, el disfrute de la nada,

la sensación más humana de las risas y de cada una de las palabras.

XXI

Ni llantos ni muertos, hoy es fiesta,
cuestión de prioridades.
Ni preparaciones ni número de comensales, hoy es fiesta,
cuestión de prioridades.
Explicaciones y excusas, oídos sordos, preocupaciones; hoy es fiesta.

C

uestión de prioridades

XX

Y de pronto me veo los pies

sin esmalte, sin recuerdos

de aquel raro anochecer,

de aquella fiesta en negro.

Y no viste el festín,

ni las fotos, a la reina…

ni el esmalte de color

que me recuerda a tus huesos.

XIX

Se desliza en la sala el sonido,
me recorre un escalofrío,
De punta el pelo al escuchar
las primeras voces alzar.
La luz baila en el mar
de personas, de fans,
y de pronto como dioses bajando al mundo terrenal,
rozan las manos de los desidentes,
las voces se mezclan como una señal
que perdura en tu eternidad.

XVII

Con mil pies avanzas veloz,

reptas cansado al final del sol,

vuelas entre mundos de urbanizaciones;

Conectas tu cabeza al final del día

y de pronto el mundo existe

entre caladas de aire tardías

recopilas la jornada que viviste.

XVI

Refleja el hielo en las ventanas,

resbalan los peldaños de nieve,

los árboles lucen de colores,

los sonidos se llenan de navidades.

XV

Me gusta la luz amaneciendo,

se enciende y apaga bailando.

Crea sombras y brillos, atravesando

cada ventana, cada peldaño

de las escaleras que llegan al pensamiento.

Me gusta la luz que acaricia tu rostro

y juega entre tus pestañas.

XIV

Con el cielo encapotado

se vacía la cabeza,

no entra el negro ni el morado

el gris está colapsado.

Entre tanto otoño: la virgen de la cueva

precipita la mente desde el cielo

como una tormenta de caramelo.

XIII

Voy a probar cada banco del retiro,
hoy por ti, mañana por mi.

Voy a saborear cada músico callejero,
hoy por ti, mañana por mi.

Voy a correr esta carrera hasta el fondo,
Sin parar de trabajar,

sin dejarse el lomo.

Voy a poner tu nombre en el elenco,

aullando como los lobos,
hoy por ti, mañana por mi.

¿Y todo por qué? Por el orgullo,
por el castigo, porque te quiero,
hasta el principio, desde el fin.

XII

-¿Qué es la muerte?- preguntas mientras te apareces en mi recuerdo.

– ¿Qué es la muerte?¿Tú me lo preguntas?- muerte es un vacío lleno de echos de menos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora