XXII

En esta noche de luces, en esta luna con sangre

escribo mi esquela de vida, escribo mi vida imaginada:

A “mi”, ser humano y sobretodo persona,

a “mi” conocida de muchos, amiga de pocos,

te recordaremos en cada detalle impreciso, en cada baile desacompasado,

en las porciones de tarta, en la sonrisa del brillo de las pestañas.

Roguemos por el placer del tiempo, el disfrute de la nada,

la sensación más humana de las risas y de cada una de las palabras.

Anuncios

XXI

Ni llantos ni muertos, hoy es fiesta,
cuestión de prioridades.
Ni preparaciones ni número de comensales, hoy es fiesta,
cuestión de prioridades.
Explicaciones y excusas, oídos sordos, preocupaciones; hoy es fiesta.

C

uestión de prioridades

XX

Y de pronto me veo los pies

sin esmalte, sin recuerdos

de aquel raro anochecer,

de aquella fiesta en negro.

Y no viste el festín,

ni las fotos, a la reina…

ni el esmalte de color

que me recuerda a tus huesos.

XIX

Se desliza en la sala el sonido,
me recorre un escalofrío,
De punta el pelo al escuchar
las primeras voces alzar.
La luz baila en el mar
de personas, de fans,
y de pronto como dioses bajando al mundo terrenal,
rozan las manos de los desidentes,
las voces se mezclan como una señal
que perdura en tu eternidad.

XVII

Con mil pies avanzas veloz,

reptas cansado al final del sol,

vuelas entre mundos de urbanizaciones;

Conectas tu cabeza al final del día

y de pronto el mundo existe

entre caladas de aire tardías

recopilas la jornada que viviste.

XVI

Refleja el hielo en las ventanas,

resbalan los peldaños de nieve,

los árboles lucen de colores,

los sonidos se llenan de navidades.

XV

Me gusta la luz amaneciendo,

se enciende y apaga bailando.

Crea sombras y brillos, atravesando

cada ventana, cada peldaño

de las escaleras que llegan al pensamiento.

Me gusta la luz que acaricia tu rostro

y juega entre tus pestañas.

XIV

Con el cielo encapotado

se vacía la cabeza,

no entra el negro ni el morado

el gris está colapsado.

Entre tanto otoño: la virgen de la cueva

precipita la mente desde el cielo

como una tormenta de caramelo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora